Header Ads

[ARTICULO] LA CASA AZUL DE FRIDA KAHLO Y DIEGO RIVERA

LA CASA

México, 31 May. 11 (MUNDOARK).- La Casa Azul, ubicada en Coyoacán (calle Londres 247), en uno de los barrios más antiguos de la Ciudad de México. Es el lugar donde nació, vivió y murió la conocida pintora Frida Kahlo. Fue adquirida por sus padres en 1904, 3 años antes del nacimiento de la pintora (aunque ella afirmaba que había nacido con la revolución, en 1910).

No contamos con los planos pero podemos afirmar que tiene una planta característica a la de cualquier casa de la época, con habitaciones distribuidas alrededor del patio y los espacios interiores siempre con muros que los separan.

La Cocina

Frida Kahlo y el también muy conocido pintor mexicano, con el que se casaría dos veces, Diego Rivera, hablaron por mucho tiempo en convertirla algún día en un museo, esto ocurrió finalmente en 1958, 4 años después de la muerte de Frida. Hoy en día se podría afirmar que es una de las casas más famosas del mundo, recibiendo cada año a 200 mil visitantes.

La casona, que data de 1904, no era un lugar de grandes dimensiones. Hoy tiene una construcción de 800 m2 y un terreno de 1200 m2. La historiadora Beatriz Scharrer explica que, con el tiempo, la construcción sufrió algunas modificaciones: cuando el político ruso León Trotsky vivió con Diego y Frida en el año 1937, se tapiaron las paredes, los muros se pintaron de azul y se compró el predio de 1,040m2 que hoy ocupa el jardín, a fin de darle al intelectual soviético seguridad ante la persecución de que era objeto por parte de José Stalin.

Ingresar a la casa podría considerarse como lo mas cercano a viajar en el tiempo, todo tan cuidado como lo tenían los pintores que hasta se podría tener la sensación de encontrarlos en la siguiente habitación.

Frida Kahlo en la Casa Azul

La casa reúne los objetos coleccionados por los pintores y varias de sus obras, sobre todo de Frida, además claro de sus muebles y objetos, 17 corsés de yeso, la silla de ruedas, las muletas y la pierna ortopédica, todos objetos que tuvo que usar Frida durante su vida por el terrible accidente que sufrió a los 17 años.

Es un ambiente muy mexicano, a ambos pintores les encantaban los objetos tradicionales de su país, se pueden encontrar nada menos que 59,400 piezas de las culturas pre-hispánicas de México, muy probablemente conseguidas por contrabando, pero, al abrir las puertas del museo, finalmente se conservan como parte de la historia de México.



EL COLOR


En un comienzo la Casa era blanca, pero luego cuando ya los pintores vivían en ella decidieron pintarla de azul, la versión mas difundida es que Frida creía que este color ahuyentaba a los malos espíritus, aunque también se dice que lo eligieron por ser muy característico de las culturas pre-hispánicas de México, no necesariamente estas dos versiones son contradictorias.

El color azul tan vivo diferencia a la casa de las otras de colores mas parcos, en cierta forma le da personalidad, aunque uno no sepa nada de los pintores, si pasa por delante de la casa le llamara la atención, sabrá que esa casa debe tener algo especial porque la casa transmite historia, dice que no es una casa mas.


Una muestra de la importancia que puede llegar a tener el color en la arquitectura, es real, la casa azul lo demuestra, es lo que la gente recuerda, como la identifica, convirtiéndola en un hito, algo que pocas obras arquitectónicas logran conseguir.


FRIDA Y DIEGO

Sin embargo nada de esto tendría sentido, nada podría hacer tan especial a la casa mas que el hecho que Frida Kahlo y Diego Rivera la hayan habitado, la casa es la historia de dos personas, su espacio, lleno de sus objetos, el diario de Frida, las cartas de ambos y sus pinturas que cuentan su vida, sus reflexiones y sentimientos. La casa se ha convertido con los años casi en un lugar de Veneración, sobre todo para los admiradores de la artista y es que estar en la casa es entrar en su mundo.


Se considera que Frida Kahlo fue la primera mujer que a través de la pintura fue capaz de expresar su género: sus sentimientos, sensaciones, emociones, preocupaciones y hasta su estado físico, era muy expresiva, todo un libro abierto.


Además de los espacios originales de la casa están los añadidos después por Diego Rivera, entre los que destaca el estudio de Frida, construido en 1945, pensado para facilitarle la movilidad y pudiera trabajar de forma mas placentera, aquí encontramos su silla de ruedas, que usaría los 2 últimos años de su vida, su caballete y sus pinturas, aceite de linaza y pinceles, puestos como si las acabara de dejar, además, un espejo que usaba para retratarse y 3 trabajos inconclusos. En una esquina de este gran despacio descansan, en una urna, las cenizas de Frida.


Diego Rivera le pidió a Carlos Pellicer, poeta y museógrafo, que realizara el montaje para abrir la casa al público como museo.

Así describió la casa Carlos Pellicer en noviembre de 1955:

“Pintada de azul, por fuera y por dentro, parece alojar un poco de cielo. Es la casa típica de la tranquilidad pueblerina donde la buena mesa y el buen sueño le dan a uno la energía suficiente para vivir sin mayores sobresaltos y pacíficamente morir…”





Fuentes Consultadas:
- http://www.museofridakahlo.org.mx/Eluniversointimo.html
-Revista CASAS, edición N°77, 23 de mayo del 2003, paginas 4 a la 14, Lima - Perú






1 comentario

Anónimo dijo...

Invito a conocer la canción "La casa azul" (letra de Jorge Padula Perkins y música e interpretación de Ataides Cortes)

http://www.lasletrasqueescribi.blogspot.com.ar/2013/01/la-casa-azulun-lugaruna.html

Con la tecnología de Blogger.