Header Ads

[ARTÍCULO] LAS LÁMPARAS DE ARAÑA - ETERNOS ELEMENTOS DE ILUMINACIÓN Y DECORACIÓN EN LOS AMBIENTES

10 Mar. 14 (MUNDOARK).- Las lámparas de araña o Chandeliers (Candelabros de Techo) son elementos que vienen iluminando y decorando ambientes desde hace 500 años, al comienzo solo podíamos encontrarlas en palacios, viviendas de nobles, o edificaciones religiosas, desde el inicio fueron señal de estatus y de ser uno de los elementos decorativos más lujosos.


En un inicio los materiales más usados para las arañas eran metales preciosos, cristales o porcelana china que daban lugar a estas gigantescas luminarias que colgaban del techo en los hogares más privilegiados de forma muy vistosa.


Algún tiempo tuvo que pasar hasta que en el S.XVIII se empiezan a producirse en materiales más económicos y diseños más chicos, de esta forma estos elementos tan elegantes que combinan lo escultórico con la iluminación se empezaron a encontrar en muchos más hogares.

Actualmente en lo que se refiere a iluminación está todo permitido, podemos encontrar espacios con simples halógenos hasta con arañas de cristal, encontrado diversas lámparas más sencillas de cerámica, acero, o incluso de plástico entre otros materiales.



Las antiguas arañas nunca pasan de moda y se renuevan constantemente en diseños siempre muy innovadores, usando variados colores materiales y formas.

Los grandes diseñadores tratan de evocar aquella época de brillos y ostentosidades, y las marcas más exclusivas ya sacan su propia versión de la lámpara que hace más de 5 siglos llamara la atención de los más exigentes. Un ejemplo es el modelo Carboche que fue actualizado por la firma Oliva Iluminación.



Los nuevos modelos están al alcance de todos: desde económicas lámparas plásticas hasta las más sofisticadas a base de cristales de Swarovski.

La firma La Murrina tiene en su catálogo líneas de iluminación inspiradas en la clásica lámpara: Glamour y Veneziano.



Estos modelos, de diseño polivalente, pueden tanto modernizar un ambiente clásico como dar un toque clásico a un espacio contemporáneo.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.