Header Ads

[SÍNTESIS] EL HOMENAJE SIN INTENCIÓN QUE HACE LA PELÍCULA “¡ASU MARE!” A LOS ARQUITECTOS AGURTO Y CIRIANI – JUAN PABLO CARRASCO

SÍNTESIS: Columna de opinión

Perú, 31 Dic. 15 (MUNDOARK).- En el 2013 se estrenó la película peruana “Asu Mare”, una historia real basada en la vida del actor Carlos Alcántara que rompió todos los records de asistencia en el país, además de ser una cinta entretenida muchos se sintieron identificados con la historia de superación del actor impulsada con la importante presencia de su madre.


Sin embargo, algo que aunque no se dice directamente, se siente en la atmosfera de la película es un homenaje al barrio donde el actor creció que es la Unidad Vecinal de Mirones, un proyecto emblemático de vivienda social en el Perú.

Mirones fue el producto de la perseverancia de sus pobladores por establecerse y de la ayuda del gobierno, la primera etapa se construyó en 1955 bajo el diseño del arquitecto Santiago Agurto, la segunda etapa en 1965, diseñada por el arquitecto Enrique Ciriani. Esto se pudo dar gracias a que en 1946 se creó la Corporación Nacional de Vivienda, la Oficina Nacional de Planeamiento y Urbanismo, y la Oficina del Plan Regulador de Lima, organismos que impulsaron mucho la construcción del estado de calidad, ya que reunían a los mejores estudiantes de arquitectura del país apenas terminaban la universidad.

Aunque en la película nunca se menciona a los arquitectos que diseñaron la Unidad Vecinal, el afecto con que se habla del barrio, la manera como se usan los espacios es como un homenaje implícito a su buena arquitectura. Que mejor homenaje para un arquitecto que ver a las personas usar sus espacios como fueron pensados y después contar con tanto cariño su vida en ellos.

A diferencia de las viviendas sociales que se ven ahora, cada vez más pequeñas, sin ningún detalle que realce la arquitectura para sus habitantes, sin áreas verdes y escasísimas áreas comunes, Mirones tiene parques, parroquia, canchas de fútbol y fulbito, salón comunal, supermercado y hasta cine. Incluso olía bien porque al frente tenia las fábricas de D’Onofrio, Motta y Field que emanaban un olor a chocolate, panetón, galletas y caramelos.

Ciriani en sus conferencias explica por ejemplo la importancia de colocar balcones o subir la altura de los techos, además de dejar amplias áreas comunes donde la gente se encuentre, detalles que están pensados para que no se tenga la sensación de pobreza, con el objetivo de dar calidad de vida, que es al fin lo que debe hacer todo arquitecto, no pensar solo en lucrar y hacer cualquier cosa, hay que pensar en las personas que van a vivir en esos espacios.



Es algo muy común que una construcción con el tiempo tenga modificaciones para adecuarse a las necesidades de sus nuevos usuarios pero después de más de 50 años Mirones no ha tenido ninguna modificación, ni siquiera se ha invadido las áreas comunes, lo que significa que su diseño era el indicado para las personas que allí han vivido.

Juan Pablo Carrasco Plate

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.