Header Ads

[DESTACADO] LO MEJOR DEL 2016 EN EL MUNDO DE LA ARQUITECTURA PARA LA PÁGINA MUNDOARK


EL MEJOR ARQUITECTO DEL 2016:

29 Dic. 16 (MUNDOARK).- Si hay un arquitecto que indiscutiblemente destaco en el 2016 fue el chileno galardonado con el premio pritzker, Alejandro Aravena, de 48 años. El 2015 muy pocos lo conocían incluso dentro de la profesión y terminando el 2016 su nombre es literalmente conocido en todo el mundo incluso por quienes no son arquitectos.


De sus obras destacan las que hizo para la Universidad Católica de Chile y las de vivienda social. Además este año al arquitecto Aravena le toco dirigir la importante exposición de la Bienal de Venecia, la exposición de arquitectura más reconocida en el mundo que tuvo un giro inédito hacia lo social bajo su batuta. Más adelante anuncio públicamente que liberaba los derechos sobre sus proyectos de vivienda social, que ahora se pueden descargar de su página gratuitamente si alguien quiere replicarlos.

El arquitecto Aravena ha tenido un ascenso meteórico durante todo el siglo XXI y cierra el año siendo considerado uno de los 28 genios creativos del 2016 según el diario New York Times.


LA MEJOR OBRA ARQUITECTÓNICA DEL 2016:

Sin duda el 2016 fue un buen año para la arquitectura en Sudamérica. En noviembre la sede de la Universidad de Ingeniería y Tecnología, ubicada en el distrito de Barranco, Lima – Perú fue reconocida con el premio RIBA como la mejor obra arquitectónica del año en el mundo.


"Este es un premio para edificios, no para un arquitecto", señaló Richard Rogers, presidente del jurado del Premio Internacional RIBA.

El edificio de UTEC le gano a otras cinco estructuras ubicadas en diversas partes del mundo: el Centro de Arte Contemporáneo de Azores, el Centro Heydar Aliyev de Bakú (Azerbaiyán), el Museo Jumex de México, el Anillo del Recuerdo de Notre Dame de Lorette (Francia) y el Salón de Conciertos y Biblioteca Stormen de Bodø (Noruega).

La sede de UTEC fue diseñada por Yvonne Farrell y Shelley McNamara de la compañía de Grafton Architects y se construyó con la colaboración de la firma local Shell Arquitectos.

"Esta es la arquitectura como geología y geografía [...] Es un acantilado artificial ahuecado como si fuera de hormigón sólido. Es un edificio desafiante. Su belleza no profunda. No es un paquete bonito con una cinta de lujo alrededor de él. Es un marco para la vida que sacude un poco la belleza", comentó Farrell.


Explicación de los arquitectos: La condición única de Lima es el punto de origen del diseño. La dramática relación de Lima con el mar, los enormes acantilados que definen el límite entre la ciudad y el mar, los valles verdes tornando hacia el interior desde el mar hacia la ciudad, todas estas características fueron los puntos de partida para el proyecto. El terreno de UTEC es parte de uno de estos “dedos” verdes que conecta el mar con la ciudad. Dada esta ubicación, el proyecto para el nuevo campus de UTEC está concebido como un “acantilado hecho por el hombre”, una continuación de los acantilados en el borde del mar, definiendo claramente de esta manera en su nueva ubicación.


Mientras que el frente hacia el norte actúa como un “acantilado” u “hombro” a una ciudad en rápido movimiento, el frente hacia el sur se escalona en una serie de jardines que buscan integrarse con la escala urbana de menor altura de esta parte de Barranco. Desde el primer nivel hasta la “loggia” en el punto más alto, se teje el paisajismo a través de todo el edificio. Predominantemente el paisajismo hacia el sur, pero están integrados con y visibles desde la fachada “acantilada” hacia el norte. El proyecto representa la evidente yuxtaposición entre lo creado por el hombre y lo orgánico. El ingreso de luz natural es hilado a través de las secciones. El paisajismo del campus es cuidadosamente definido en relación a la humedad del ambiente, con los árboles de mayor altura sobre terreno natural; árboles de menor sección sobre las aulas y un tipo de desierto de piedras es propuesto para el nivel de la “loggia”. El paisajismo es integrado al diseño de la fachada sur para conseguir que la percepción de esta fachada hacia Barranco tenga la apariencia de un jardín vertical.


EL MEJOR LIBRO DE ARQUITECTURA:


Queríamos un Calatrava. Viajes arquitectónicos por la seducción y el repudio (Crónicas) de Llàtzer Moix. Se publicó en octubre del 2016 y en pocos meses se ha convertido en uno de los libros más vendidos de arquitectura en el año, realmente los autores acertaron con una investigación que tenía un gran interés del público.

Muchos nos preguntamos qué paso con el arquitecto Calatrava que pasó de ser tan famoso y reconocido por sus obras impresionantes a estar envuelto en juicios interminables por fallos en sus obras que a veces parecían fruto de una dejadez inexplicable.

Queríamos un Calatrava se propone averiguar, detallar y exponer las causas de tal transformación. Con ese objetivo, Llàtzer Moix ha visitado algunas de las principales obras de dicho arquitecto, en Atenas, Malmö, Milwaukee, Nueva York, Venecia o Zúrich; también en diversas ciudades españolas, como Barce¬lona o Valencia. Y ha conversado con los clientes que las encargaron, con los colaboradores del arquitecto que desarrollaron los proyectos, con sus usuarios y con otros expertos.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.