Header Ads

[NOTA] LA CUESTIÓN ENTRE LO BELLO Y LO ÚTIL EN ARQUITECTURA, DE KAREL TEIGE A LA RESPUESTA DE LE CORBUSIER


07 Ene. 18 (MUNDOARK).- Karel Teige describió el papel de Le Corbusier y de las teorías de la arquitectura moderna, con respecto a lo bello y lo útil, de la siguiente manera:

“El purismo arquitectónico acentúa la prioridad de la construcción respecto a la fantasía arquitectónica: esta disciplina constructiva y racional respondía plenamente a las exigencias de una época cuyo problema era superar el libre arbitrio decorativo. Pero si bien en las teorías puristas leímos que sólo las arquitecturas que han resuelto plenamente su lado práctico, racional y constructivo pueden ser bellas, es decir, pueden producir en nosotros una impresión estética, nunca hemos encontrado en Le Corbusier la afirmación de que la perfección útil de la construcción produzca a su vez y por sí sola un efecto estético. Le Corbusier nunca se ha identificado con la opinión de que lo perfecto, entendiendo como tal lo útil, sea bello” (Teige, op. Cit. P. 220)

Despues de esto Le Corbusier escribiría un texto titulado “Respuesta a Teige”, donde cuenta una anécdota ocurrida en su estudio mientras se diseñaba el Mundaneum de Ginebra y a la vez tambien se estaba diseñando el Centrosoyus de Moscú:

“De repente el argumento perentorio salió de una de las bocas: “Lo que es útil es bello!”; en el mismo instante, Alfred Roth (de temperamento impulsivo) lanzaba una patada a la papelera de malla metalica que se negaba a engullir la masa de dibujos viejos que él estaba rompiendo. Bajo la enérgica presión de Roth, la papelera de línea técnicamente sachlich (expresión para el  trenzado de los hilos) se deformó y tomó el aspecto que muestra este croquis.


Todo el mundo se desternilló. “Es repulsiva” dijo Roth. “Perdon, le respondi, en esta papelera cabe ahora mucho más; es más útil, luego es más bella, compórtense de acuerdo con sus principios!”

Este ejemplo sólo es divertido por las circunstancias que lo hicieron surgir tan oportunamente. Inmediatamente restablecí una balanza equitativa añadiendo: “La función belleza es independiente de la función utilidad; son dos cosas. Lo desagradable al espíritu es el derroche; porque el derroche es tonto; por eso lo útil nos gusta. Pero lo útil no es lo bello.” (Le Corbusier, Op. Cit. P. 53-54)

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.