Header Ads

100 AÑOS DEL NACIMIENTO DEL PINTOR VÍCTOR HUMAREDA PERSONAJE SÍMBOLO DE LA MIGRACIÓN PROVINCIANA A LA CAPITAL

SÍNTESIS: Columna de opinión

06 Mar. 20 (MUNDOARK).- Décadas atrás una silueta pintoresca paseaba por el antiguo mercado de La Parada, por la Quinta Heeren, por el puente de Piedra o el puente de los suspiros, por las calles de la Lima más antigua y a veces llegando hasta el mar.


Víctor Humareda nació el 6 de marzo de 1920, casi con la celebración del Centenario de la independencia de Lima y fue figura protagónica del origen de una nueva identidad que caracterizara el segundo siglo del nuevo Perú, la migración de los provincianos hacia la capital. Muy joven, a los 18 años dejo su hogar en Lampa – Puno para migrar a Lima e iniciar su formación en la escuela de Bellas Artes donde a pesar de algunos inconvenientes económicos logro terminar en el primer puesto, lo que le mereció recibir una beca para continuar especializándose esta vez en Argentina, país donde la temática urbana tenía mucha fuerza, también pudo frecuentar el estudio del reconocido pintor Quinquela Martín, también de origen humilde y de quien Humareda aprendió a profundizar en su temática popular.




La característica de la pintura de Humareda se terminaría de formar de sus estudios de los pintores clásicos como Rembrandt, Goya, Van Gogh y los maestros del impresionismo, pero también contemporáneos como Picasso, pintores de quienes reinterpreto algunos temas llevándolos a su estilo, pero sobre todo le fascinaba el manejo del color que estos tenían.

El puente de los suspiros

Entre sus temas resalto como nadie la Lima provincial, las barriadas, los cerros y las zonas antiguas de la ciudad donde los migrantes empezaban a establecerse, estas pinturas del paisaje urbano casi nunca tenían figuras humas, la ciudad es protagonista y se invita al individuo a pasear en ella en soledad, quizás esto influenciado en su propia vida solitaria a pesar de ser, sobre todo al final de su vida, tan reconocido.

Cerro San Cosme

Arlequín en juicio

Quizás al ver sus obras lo primero que llame la atención es su manejo tan llamativo del color seguido de sus composiciones tan estudiadas, llenas de detalles que a veces pasan desapercibidos, tomándose el tiempo debido se puede interpretar un mensaje profundo en sus cuadros, por ejemplo en este cuadro tan interesante del Quijote, uno de sus temas preferidos, vemos a un caballo Rocinante con una expresión casi moribunda, agotado, como un recuerdo de las personas que tienen que hacer trabajos pesados con rutinas de largas jornadas esclavizantes lo que los obliga a tener una viga pegada a la tierra, a lo inmediato y la cabeza gacha de cansancio. En cambio Don Quijote que es un idealista y soñador vuela, no toca el piso, su mirada y todo su cuerpo se orientan al cielo Rocinante se siente tan pesado y lento en contraste con un Don Quijote tan ligero y Sancho Panza que aunque se nos retrata en la novela como bonachón también es un personaje más materialista, comodón, primario, está representado como una silueta, lejos de Don Quijote y llamándolo para que lo espere.

Don Quijote

Otros de sus temas recurrentes fueron las marinas, los toros, los gallos, las procesiones, personajes como la loca Charlotte, la muerte, los arlequines o Marilyn Monroe.

Dibujo de Marilyn Monroe

Uno de sus tantos dibujos de marinas

Además de una gran cantidad de autorretratos como este acompañado de varios de los personajes de sus obras.


El Quirofano, oleo pintado en los últimos años de su vida

En Humareda no solamente encontramos una figura simbólica del migrante provinciano sino que en su obra a través de su mirada podemos profundizar en ese mundo que en aquella época aún se rechazaba pero que en la actualidad se empieza a revalorizar por sus aportes positivos en la identidad del país, esto lleva que a Humareda se le esté redescubriendo cada vez más con el protagonismo que merece.

Mural inaugurado en el 2019 en el Centro de Lima

Comprometido hasta el final con su labor, a pesar de un cáncer a la laringe muy avanzado, termino su último cuadro titulado “La Quinta Heeren de noche”, tres días antes de su muerte, el 21 de noviembre de 1986.

La Quinta Heeren de noche

Juan Pablo Carrasco Plate

Si la publicación te gusto y te gustaría que sigamos publicando cosas así por favor además de pedirte que la compartas en tus redes sociales nos ayudarías mucho si pudieras hacer una donación a la página, puedes donar desde 1 dólar y a partir de ciertas cantidades podrás recibir algunos regalos, todo el dinero donado será re-invertido en la página, puedes donar desde este enlace: https://www.patreon.com/mundoark

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.