Header Ads

Ha fallecido el arquitecto Jose Carlos Ortecho, ex decano de la FAU-URP y antiguo colaborador en el estudio de Oscar Niemeyer

Lamentablemente me acabo de enterar que el día de hoy falleció el arquitecto José Carlos Ortecho por un problema en el corazón. Hasta hace pocos años fue profesor de taller de diseño en la Universidad Ricardo Palma de la que alguna vez fue decano, debe de ser sin duda uno de los profesores y decanos que más aportaron para llevar a la Facultad al nivel tan alto que alcanzo convirtiéndola en la más importante del Perú.


Como arquitecto al ir a estudiar una especialización a Brasil tuvo la oportunidad de trabajar en el estudio de Oscar Niemeyer (premio Pritzker 1988) con quien tendría una gran amistad que se mantendría a lo largo de los años y de quien sin duda debió tener una buena influencia.




Yo pude conocerlo porque lleve con el mi último ciclo de la Universidad, en el taller del arquitecto Hurtado él se encargó de llevar a los alumnos del décimo ciclo, en ese momento yo no sabía bien quien era pero para mí fue un ciclo muy especial. Recuerdo que los ciclos anteriores en el curso de taller se me remarcaba mucho que mi diseño cumpliera con todas las indicaciones que da el reglamento nacional de edificaciones, algo sin duda muy importante, pero el remarcármelo tanto había hecho que mis diseños fueran demasiado encajonados, muy estructurados, solo me preocupaba que no me fueran a bajar puntos por no cumplir con alguna norma.

El arquitecto Ortecho ya era muy mayor, creo que era el arquitecto de más edad en la facultad y el verlo así me hizo prejuzgar que seguro sería muy pegado a las normas y reglamentos como otros profesores pero fue todo lo contrario, recuerdo que me aconsejo que no hiciera los planos primero y después la maqueta sino que hiciera las 2 cosas a la vez, entonces junto a los planos iba armando una maqueta con bloques para ver cómo quedaría la forma de esa manera me daría cuenta si funcionaba o cual sería la mejor opción y lo iba cambiando en los 2 lados, no me podía despegar, me pasaba horas probando cosas nuevas, el hacerlo así me confirmaba en el plano que la forma que iba tomando en la maqueta funcionara también en la distribución.

En las críticas él iba moviendo los bloques de la maqueta probando nuevas soluciones, me animaba a probar con formas curvas, algo que otros profesores me recomendaban evitar porque decían que sería más difícil de hacer la distribución interna para que cumpla con el reglamento, pero cuando yo le mencione eso me miro con una cara que me hizo sentir que el viejo era yo y que al decir algo así le estaba quitando toda la diversión, “después vemos eso, hay espacio de sobra para colocar las medidas reglamentarias” me dijo.

Me hablaba en las criticas de diseño con un entusiasmo contagiante y eso que el proyecto era hacer una fábrica de muebles, pero porque una fábrica de muebles no podía tener un diseño arriesgado, uno pensaría mucho en la distribución cuando hace una fábrica, cosa que acoplo perfecto al final, pero él además nos animaba a buscar un diseño que rompiera los moldes, más que cualquier otro arquitecto que yo recuerde de la facultad y como comente era el de más edad, no era algo que uno esperaría, pero al hacer la crítica era como si rejuveneciera.

El arquitecto Ortecho en el museo Niteroi obra del arquitecto Oscar Niemeyer

Para mí fue un ciclo muy especial porque sentí que me soltaba y logre uno de mis mejores diseños, fue una de las veces que cuando vi el resultado me asombre a mí mismo de lo que había podido hacer, el día de la entrega me dijo que mi diseño era el que tenía una forma más interesante, algo importante viniendo de él y que también me reafirmaron amigos que en ciclos anteriores me habían dicho todo lo contrario de mis entregas todas cuadradas.

Hoy que me entere de la triste noticia de su partida recordé ese último ciclo donde gracias a su guía sentí que di un paso gigante porque me hizo descubrir que podía hacer diseños de un nivel mayor del que yo me creía capaz, algo que me dio una confianza importante de tener cuando estas finalizando la carrera.

Todos estos años a veces cuando me estanco en un diseño o me parece que me está saliendo algo muy aburrido y estándar me acuerdo del arquitecto Ortecho, me pregunto “que diría el arquitecto de este diseño” y siempre se me ocurre algo. Se necesitan más profesores así, estoy seguro que dejo una huella en todos los que alguna vez llevamos taller con él.

Juan Pablo Carrasco Plate

1 comentario

Jose Luis Ortecho dijo...

Siendo su sobrino sólo me atrevo a decirle un "Muchas gracias" personal a usted Arquitecto Carrasco, equivalente a ese vertido en sus palabras en las que transparenta toda esa gratitud a un Colega Maestro que ha sido el mayor contribuyente en la forja lo que hoy somos como colegas, que siempre buscamos a traves de nuestra noble profesión, contribuir con nuestro quehacer al bienestar de la humanidad.

Con la tecnología de Blogger.