Header Ads

👩‍🏫👨‍🎓 UNESCO, Unicef, El programa mundial de alimentos y el Banco Mundial publican DIRECTRICES para la RE-APERTURA de las ESCUELAS

Este fin de semana la Unesco presentó la “Coalición Mundial para la Educación COVID-19”, un documento que presenta las directrices para regresar a la escuela tras la cuarentena a la que obligó la pandemia en todo el mundo.


El documento, además, ofrece a los niños y jóvenes opciones de aprendizaje inclusivo durante este periodo de interrupción repentina y sin precedentes en la educación.




“La inversión en la educación a distancia debería servir para mitigar la interrupción inmediata causada por el COVID-19 y para establecer nuevos enfoques para desarrollar sistemas de educación más abiertos y flexibles para el futuro”, explicó el órgano intencional.

Se anunció que, entre los apoyos, habrá seminarios web para funcionarios del ministerio de educación y una selección de recursos pedagógicos digitales que los gobiernos, centros escolares, docentes y padres pueden utilizar para proponer soluciones a los alumnos.

Además, habrá un repertorio de plataformas nacionales de aprendizaje para facilitar la continuidad del programa escolar, entre otros recursos educativos.

Según el documento, la reapertura segura de las escuelas a escala mundial deberá estar acompañada de directrices que señalan, entre otros, que un aspecto esencial que las autoridades deben tener en cuenta al adoptar la decisión de reanudas las clases es el interés superior por la salud de los niños y las consideraciones generales por la salud pública.

De acuerdo con la guía para el regreso a clases, publicada por la Unesco, el Unicef, el Programa Mundial de Alimentos y el Banco Mundial, las autoridades deben basarse en una evaluación de los correspondientes beneficios y riesgos para la educación, la salud pública y los factores socioeconómicos.

A medida que los países tienen que enfrentarse a la decisión de reabrir las escuelas, la Unesco, el Unicef y el Programa Mundial de Alimentos, en el marco de la Coalición Mundial para la Educación, instan a los gobiernos a evaluar los beneficios de la instrucción en el aula con respecto al aprendizaje a distancia y los factores de riesgo relacionados con la reapertura de las escuelas.

Las directrices, que los tres organismos presentaron conjuntamente por primera vez en una reunión de ministros de educación sobre la planificación de la reapertura de las escuelas, recomiendan:

Reforma de las políticas: las repercusiones en materia de políticas se refieren a todas las dimensiones de las directrices, incluidas las políticas claras para la apertura y el cierre de las escuelas durante las emergencias de salud pública, y las reformas necesarias para ampliar el acceso equitativo de los niños marginados y los niños sin escolarizar, así como para fortalecer y normalizar las prácticas de aprendizaje a distancia.




Necesidades de financiación: se ha de hacer frente a las repercusiones del COVID-19 en la educación e invertir en el fortalecimiento de los sistemas educativos para la recuperación y la resiliencia.

Funcionamiento seguro: hay que garantizar condiciones que reduzcan la transmisión de enfermedades, salvaguarden los servicios y suministros esenciales y promuevan un comportamiento saludable. Ello abarca el acceso a jabón y agua limpia para el lavado seguro de las manos, los procedimientos aplicables cuando el personal o los alumnos se sientan mal, los protocolos de distanciamiento social y las buenas prácticas de higiene.

Compensación del aprendizaje: hay que centrarse en prácticas que compensen el tiempo de instrucción perdido, fortalezcan la pedagogía y aprovechen los modelos didácticos híbridos, como los enfoques integradores en la educación a distancia. Se deben incluir conocimientos sobre la transmisión y prevención de enfermedades.

Bienestar y protección: se ha de prestar más atención al bienestar de los alumnos y reforzar la protección de los niños a través de mecanismos de derivación mejorados y la prestación de servicios esenciales en las escuelas, como la atención sanitaria y las comidas escolares.

Llegar a los más marginados: se deben adaptar las políticas y prácticas de apertura de las escuelas para ampliar el acceso de los grupos marginados, como los niños que anteriormente estaban sin escolarizar, los niños desplazados y migrantes, y las minorías. Conviene diversificar las comunicaciones y los mecanismos de divulgación fundamentales poniéndolos a disposición en los idiomas pertinentes y en formatos accesibles.

“Una vez que las escuelas empiecen a reabrir, la prioridad será reintegrar a los estudiantes en el entorno escolar de forma segura y de manera que pueda reanudarse la enseñanza, especialmente en el caso de los que sufrieron las mayores pérdidas de aprendizaje. Se trata de un momento decisivo, ya que es el punto de partida de una nueva normalidad que debería ser más efectiva y equitativa.

“Para gestionar la reapertura, las escuelas tendrán que estar preparadas desde el punto de vista logístico y con el personal docente listo para trabajar. Además, deberán disponer de planes específicos para facilitar la recuperación del aprendizaje de los estudiantes más desfavorecidos. Las directrices brindan un marco para avanzar al que se ajustarán los principales organismos del sistema de las Naciones Unidas”, dijo Jaime Saavedra, director de la Práctica Mundial de Educación del Banco Mundial.


Durante la reunión, realizada este fin de semana, se concluyó que las escuelas deben estudiar la manera de reabrir en mejores condiciones u proporcionando un aprendizaje más adecuado y prestando un apoyo más completo a los niños en la escuela, en particular en el ámbito de la salud y la nutrición, el apoyo psicosocial, y el agua, el saneamiento y las instalaciones de higiene.

Lo anterior, tomando en cuenta que el cierre generalizado de centros educativos, en respuesta a la pandemia del COVID-19, representó un riesgo sin precedentes para la educación y el bienestar de los niños, especialmente para los infantes más marginados que dependen de la escuela para su educación, salud, seguridad y nutrición.

“A pesar de que muchos estudiantes se están quedando atrás en su trayectoria de aprendizaje debido al cierre prolongado de las escuelas, la difícil decisión de cuándo y cómo reabrir las escuelas debería ser una prioridad”, dijo Audrey Azoulay, directora general de la Unesco.

La funcionaria añadió que, una vez que se dé luz verde desde el punto de vista sanitario, habrá que adoptar toda una serie de medidas para asegurar que ningún alumno se quede atrás: “Estas directrices proporcionan una orientación general a los gobiernos y los asociados a fin de facilitar la reapertura de las escuelas para los estudiantes, los docentes y las familias. Tenemos un objetivo común, esto es, proteger y promover el derecho a la educación de todos los educandos”.

Durante la pandemia, los cierres de centros escolares a escala mundial afectaron a casi 1,300 millones de alumnos de todo el mundo.




Sobre el tema, Henrietta Fore, directora general del Unicef, dijo que el aumento de la desigualdad, los deficientes resultados sanitarios, la violencia, el trabajo infantil y el matrimonio infantil son solo algunas de las amenazas que se ciernen a largo plazo sobre los niños que no asisten a la escuela.

“Sabemos que cuanto más tiempo permanezcan los niños fuera de la escuela, menos probable es que regresen a ella. Si no damos prioridad a la reapertura de las escuelas, cuando ello sea posible en condiciones de seguridad, es probable que los logros educativos se inviertan provocando consecuencias devastadoras”, puntualizó Fore.

Por ahora, se informó que, si bien todavía no hay datos suficientes para medir los efectos del cierre de las escuelas en las tasas de transmisión de enfermedades, las consecuencias perjudiciales del cierre de las escuelas en la seguridad y el aprendizaje de los niños están bien documentadas. Los avances logrados en el aumento del acceso de los niños a la educación en los últimos decenios se podrían perder o, en el peor de los casos, invertir por completo.

“En los países más pobres, los niños suelen depender de las escuelas para recibir su única comida del día. Pero ahora que muchas escuelas están cerradas debido al COVID-19, 370 millones de niños se ven privados de esas comidas nutritivas que constituyen un salvavidas para las familias pobres. También se les niega el apoyo sanitario que habitualmente obtienen en la escuela.

“Esta situación podría causar un perjuicio duradero y, por ello, cuando las escuelas vuelvan a abrir es fundamental que se restablezcan estos programas de alimentación y servicios de salud, que también puede ayudar a que los niños más vulnerables vuelvan a la escuela”, dijo David Beasley, director ejecutivo del PMA.


También te puede interesar ver estos videos (recuerda suscribirte al canal):

📚 Audiolibro Marketing PARA ARQUITECTOS completo - un libro DE CABECERA para cualquier proyectista



🌎Las ciudades en el 2050 - ARQUITECTOS de todo el mundo opinan sobre el FUTURO [documental]


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.